logoR
icon-youtubeicon-twitterFacebookFacebook

Exigen que mujeres releven a diputadas

por Roberto José Pacheco

 relevodiputadas

Legisladoras de PRD y PAN propusieron legislar para impedir en el futuro que los partidos releven a las mujeres que llegan al Congreso, una vez cumplida la cuota de género a que obliga la ley electoral.

También exigieron que sean mujeres quienes ocupen las curules que abandonarán las ocho legisladoras que solicitaron licencia en la segunda jornada de actividad de la Cámara de Diputados.

La senadora perredista Claudia Corichi García lamentó la solicitud de licencia presentada por ocho diputadas federales de distintos partidos, incluido el suyo, a fin de ceder el cargo a sus suplentes varones.

Señaló que “con estas acciones se burla, en los hechos, la disposición legal de acción afirmativa de género y se comete un fraude a la ley, que no es posible tolerar”.

La legisladora indicó que, aun cuando la ley prevé que por lo menos 30% de candidatos a diputados y senadores deberán ser de género diferente, en la práctica sólo existen 21.4% de legisladoras, contra 78.6% de legisladores.

Ante ello, llamó a las comisiones de Gobernación y de Estudios Legislativos del Senado para dictaminar favorablemente la iniciativa que impulsa un grupo de diez senadoras, a fin de acabar con esas prácticas que lastiman la representación por equidad de género.

Corichi García recordó que el pasado 17 de marzo de 2009, junto con otras nueve senadoras, propuso modificar el artículo 220 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) para evitar actos discriminatorios y lesivos para la sociedad.

Explicó que anteriormente presentó una iniciativa, misma que las comisiones unidas pretendieron desechar y cuyo rechazo propició la unión de todas las senadoras para impulsar una nueva iniciativa.

Por su parte, la diputada panista María Antonieta Pérez Reyes, exigió el cumplimiento de la cuota de género que establece la ley electoral y que las curules que dejan las ocho legisladoras que solicitaron licencia sean ocupadas por mujeres.

En entrevista la legisladora reprobó la “simulación” de las diputa-das Laura Elena Ledesma Romo, Kattia Garza Romo, Mariana IvetteEzeta Salcedo y Carolina García, del PVEM; Ana María Rojas Ruiz y Yulma Rocha Aguilar, del PRI; Anel Patricia Nava Pérez, del PT, y Olga Luz Espinosa Morales, del PRD, por solicitar licencia para permitir la llegada de sus suplentes.

Por ello, la legisladora panista las exhortó a mantenerse en su curul y luchar en favor de las mujeres.

“No es justo engañar a la ciudadanía con candidaturas de mujeres que después endosarán a alguien más”, refirió la legisladora blanquiazul.

Pérez Reyes lamentó que esas legisladoras “aceptaran ese tipo de juegos” sólo para cumplir con las cuotas partidistas, para después entregar su curul a familiares que en su mayoría son hombres.

La lucha social en favor de las mujeres, dijo, ha sido ardua y por eso “no es justo” que se permitan ese tipo de dinámicas, sólo para favorecer a las cúpulas partidistas.

Lo mismo que la senadora Claudia Corichi, destacó la necesidad de legislar para que no se permitan estos relevos, que violan disposiciones de la ley electoral y alteran la representatividad equitativa en el Congreso de la Unión.


 Si se da licencia a las ocho diputadas, el país retrocederá aún más en materia de equidad

6 de Septiembre
La Jornada
Por Mariana Norandi

En el Congreso de México, menor presencia de mujeres que en parlamentos africanos
El avance femenino en San Lázaro, de apenas 2.6 por ciento en relación con la pasada legislatura

De concederse la licencia indefinida que solicitaron ocho diputadas para ceder sus curules a sus suplentes varones, la composición en San Lázaro perdería 1.6% de la participación femenina y retrocedería varios lugares en la lista de países en desarrollo que avanzan hacia la zona de paridad en el Poder Legislativo, señala el Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad.

México se alejaría aún más de naciones como Argentina, Costa Rica, Cuba, Perú, Tanzania, Mozambique y Ruanda, que han logrado significativos avances en cuotas de género, afirma.

En la 61 Legislatura existen 138 diputadas, 27.6% del total de curules en San Lázaro. En caso de que se concedan las ocho licencias solicitadas, las mujeres ocuparían 130 lugares, es decir, 26%.

Ese porcentaje representaría un aumento de apenas 2.6 puntos en relación con la anterior legislatura, en la que había 117 diputadas, 23.4% de la composición total de la Cámara.

Si se comparan las cifras de equidad de género parlamentaria en el contexto internacional, se observa que, entre los países en desarrollo, México pierde posiciones en la meta, contemplada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de lograr la zona de paridad, es decir, que ni mujeres ni hombres tengan más de 60% de la representación parlamentaria, expresa el consorcio.

Según un informe reciente del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem), denominado ¿Quién responde a las mujeres?, México, con las actuales 138 diputadas (27.6%), está muy por debajo en cuota de género parlamentaria de otros países de la región, como Cuba, que tiene 43.2%, Argentina, 40%, Costa Rica 36.8%, y Perú 29.2%.

También está abajo de naciones en desarrollo como Mozambique con 34.5%, Tanzania 30.4%, y Ruanda 48.8%.

Esa falta de equidad se acentúa en otros puestos de responsabilidad política. El número de mujeres en cargos ministeriales y secretarías de Estado es aún más pequeño. De acuerdo con ese informe, México tiene 15.8% de funcionarias en esos cargos, por debajo de Cuba (18%), Ecuador (35.3%), Mozambique (25.9%), Perú (29.4%) y Argentina (23.1%).

El problema del reducido acceso de las mujeres a puestos de alto nivel político parte desde la afiliación a un partido.

De acuerdo con ese estudio, en los principales partidos políticos de México el promedio de militantes del género femenino entre los afiliados es de 52 por ciento, pero hay solamente 30.6 por ciento de mujeres en cargos ejecutivos.

Esta disparidad entre afiliación y liderazgo se da en casi todos los países de América Latina, con excepción de Costa Rica, donde las mujeres ocupan 43.9 por ciento de los cargos directivos en los partidos, lo cual las coloca en la zona de paridad.

 


 

Llevarán al Consejo Político perredista el caso de Olga Luz Espinoza

por Roberto Garduño

Es un atropello a normas electorales la cesión de curules a varones, acusan

Ante la inminente aprobación de las licencias indefinidas que solicitaron ocho diputadas y dos diputados de los partidos Verde, Revolucionario Institucional, de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT), el tema aún provoca polémica en San Lázaro, porque se considera un atropello a las normas electorales, en perjuicio de la equidad, y por otro lado se observa como un hecho normal en las legislaturas recientes.

Alejandro Encinas, coordinador del grupo parlamentario del PRD, dijo estar en desacuerdo con la determinación de los legisladores. Anunció que el caso de su compañera Olga Luz Espinoza, quien se retiraría de su encargo para abrir el paso a Carlos Esquinca, se llevará al Consejo Político del sol azteca, con el fin de analizarlo y tratar de convencer a dicha legisladora de que conserve su curul.

A su vez, Leticia Quezada, integrante del grupo parlamentario del partido del sol azteca, reiteró que las licencias empobrecen la imagen de la Cámara de Diputados, porque se pierden espacios ganados por las mujeres a lo largo de décadas.

“Vamos a ir al Consejo Nacional para denunciar esta irregularidad. Pero, además, a la Comisión de Garantías, para que dentro de nuestro partido se sancione.”

Práctica normal

Por el contrario, Pedro Vázquez, coordinador del PT, considero normal la solicitud de licencias en San Lázaro.

No obstante, reconoció que tal derecho se puede acotar:

“Es facultad de las diputadas solicitar licencia, y estamos obligados a respetar su decisión. Siempre en cada legislatura es igual, y se piden licencias para distintos asuntos.

“Ahora se le debe dar cauce legal para que se den las cosas y se autoricen las licencias; ésa es,  técnicamente, la salida. Sin duda, deberá normarse para los siguientes procesos electorales (...) ¡Se ejerce un derecho de los diputados, y nada más!”.

En consonancia, su compañero de bancada, Mario di Costanzo, reiteró que solicitar licencia es un derecho de cada integrante del Poder Legislativo, y demandó a la opinión pública enfocarse en temas que significan un mayor costo al país, como el IPAB.